Gloria Llatser
227
page-template-default,page,page-id-227,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Soy.

Durante los últimos diez años he sido la Directora Corporativa de Recursos Humanos y Organización de un grupo empresarial formado por más de 30 empresas y un total de 2.000 empleados. Además desde hace ocho imparto la asignatura de Gestión de los Recursos Humanos en un Master de Dirección Hotelera. Podría afirmar que domino las técnicas para hacer un buen currículum (en LinkedIn podéis encontrarlo https://www.linkedin.com/in/m-gloria-llatser-gaya-86882748/  ), pero lo que pretendo aquí es dibujar unas breves pinceladas de las etapas por las que he pasado y que han hecho de mí la persona que soy ahora.

Inquieta, curiosa, estudiante brillante, me Diplomé en Gestión de Empresas Turísticas  y me licencié en Filología Alemana por la Universidad de Barcelona. Más tarde cursaría un Executive MBA. Hablo inglés, francés, alemán, italiano, catalán y estudié un par de años chino. Siempre he pensado que tras esas lenguas había un mundo que yo podría descubrir si era capaz de entenderme con él.

Nacida en Tarragona, a los veintiún años me trasladé a Barcelona para continuar estudiando. A fin de costearme la vida fuera de casa, empecé a trabajar en Caifor, una Joint Venture entre La Caixa y Fortis International en su división aseguradora. Mi función era facilitar la comunicación entre las oficinas de Barcelona, Bruselas y Utrecht encargándome de tareas de coordinación, traducción e interpretación.

En 1997, con 26 años, fundé BCNnet Translations, empresa especializada en servicios lingüísticos y gestión de contenidos multilingües a través de internet. Fuimos pioneros en disponer de una página web  desde la que se podía operar: solicitar un presupuesto on-line (todo un bombazo en la época), o hacer pedidos. Tradujimos prácticamente todas las webs que se hacían en nuestro país (por aquel entonces si tenías una web la tenías que traducir a cuantos más idiomas mejor), y trabajábamos con una red de más de 5.000 traductores free-lance repartidos por el mundo. Para que os hagáis una idea de lo que representaba nuestra empresa en aquella época os contaré un proyecto. Nos contrataron para traducir una revista on-line de moda que se publicaba diariamente. La redacción de la revista nos mandaba los contenidos cada día sobre las cinco de la tarde y a la mañana siguiente tenía que estar traducido al inglés y colgado en su página web. El proceso era el siguiente: nuestros técnicos capturaban el texto de la página web separándolo del código (es decir, de la programación de la web); lo mandábamos a un equipo de traductores que trabajaba desde Australia (seis traductores trabajando simultáneamente y un coordinador que unificaba el estilo); gracias a la diferencia horaria, cuando ellos se despertaban, se encontraban el trabajo, y cuando terminaban, nos lo mandaban y se iban a dormir; cuando amanecía un nuevo día en España ya teníamos los textos traducidos; el equipo técnico lo volvía a maquetar… y a primera hora de la mañana la revista estaba disponible on-line tanto en español como en inglés. En aquella época éramos los únicos capaces de hacer este tipo de trabajos.

Las ganas de hacer cosas diferentes e innovadoras, nos llevó a convertimos en un referente en la aplicación de internet al mundo de la empresa y sus procesos, y éramos reclamo constante para los medios de comunicación. A mí me tocó esa parte: lidiar con periodistas, entrevistas en radio, participar en tertulias, charlas, foros.

La cantidad de premios y reconocimientos que recibimos son la más clara muestra de lo que la empresa significaba en aquel entonces. Me gusta recordar especialmente la lista que os dejo aquí:

  • Premio Cambrescat Internacional 2002. Mejor empresa B2B.
  • I Premio nacional Jaguar “Emprendedoras hoy, líderes mañana” 2001.
  • Cecot 2000. Premio a la mejor utilización Empresarial de Internet.
  • Premio Euroleaders 2000. Red del Centro Europeo de Empresas de Innovación.
  • Microsoft Case Study 1999.
  • Premio Mujer Emprendedora 99. Barcelona Activa.
  • 100 mejores ideas de Actualidad Económica 1999.
  • Finalista Premio Internet 1999. Asociación Usuarios de Internet
  • Finalista “Premio a la Innovación en comercio electrónico”. Otorgado por CommerceNet España. Madrid, Noviembre 1998.
  • Premio Cambrescat 1998. Mejor iniciativa Virtual
  • Joven Emprendedor Europeo 1998.
  • Premio de Tecnología de la Información 1998. PriceWaterHouseCoopers

Para afrontar proyectos más ambiciosos necesitábamos nutrirnos de recursos económicos. Y así fue como entraron en la empresa Unión Fenosa y otras empresas de capital riesgo, pasando yo a formar parte del Consejo de Administración, y manteniendo mi puesto como Directora General.

El embarazo de mi segundo hijo y determinados problemas con los accionistas (que ya os contaré) hicieron que abandonara la empresa que había creado, cuidado y disfrutado, como si de un hijo se tratara, en 2.003. Los factores que desencadenan situaciones como ésta son múltiples, pero a mí me  fastidió enormemente que aprovecharan mi embarazo para apartarme de la gestión. Aquello fue como si me echaran un cubo de hielo encima. Os contaré por qué.

Mi primer hijo nació en 1.999. Si repasamos la lista de premios y las fechas, es fácil deducir que la mayoría los recogí luciendo una tremenda barriga. Bueno eso era buenísimo para la foto en prensa y después venía la consiguiente pregunta de: “¿Has encontrado mayor dificultad a la hora de acceder al mundo empresarial y a la financiación por el hecho de ser mujer?” No os podéis ni imaginar lo que me molestaba esa pregunta… ¡Tanto!, que la mayoría de las veces respondía que no la entendía, y así hasta que el periodista desistía. Con veintiocho años, me sentía exactamente igual que mis compañeros de carrera, o que otros emprendedores, también compañeros y amigos, con los que compartíamos ideas, fatigas, contactos, experiencias.

Escritora
No veía, ni sentía, diferencia alguna, de hecho, esos temas me parecían una patraña. Hasta que en un Consejo de Administración (embarazada de mi segundo hijo, recién reincorporada de una baja de tres semanas por una amenaza de aborto), el Presidente del Consejo, como respuesta a mi oposición a una decisión que quería tomar, me respondió tan lindamente: “tú preocupante de tu embarazo que nosotros ya nos ocupamos de los temas de la empresa”. Con “nosotros” se refería a los cuatro consejeros restantes, todos ellos del género masculino. Os hablaré con detalle de este capítulo, porque sinceramente no tiene desperdicio, pero ahora vamos a seguir.

En realidad le estoy agradecida, porque me hizo abrir los ojos a una realidad con la que no me había topado hasta ese momento. Nadie puede entender lo que no conoce.

La anécdota que os acabo de contar es un detalle, la punta de un iceberg contra el que choqué sin darme cuenta, que provocó mi primer naufragio profesional, y como en el Titanic, tuve que pasar muchas peripecias hasta volver a tocar tierra firme.

Todo navegante sabe que después de la tormenta viene la calma, y ya con mi pequeño en brazos y muchas lecciones aprendidas, un faro se encendió entre las tinieblas y me guió hacia mi nuevo destino: trabajar en pos de la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Corría el año 2.003.

Así creé Optimiza, una consultora con vocación de ayudar a las empresas a incorporar medidas de Igualdad y de Conciliación entre la Vida Personal y Familiar. Dediqué mis esfuerzos, mis recursos, los contactos que había cosechado en la primera etapa, y sobretodo, mi experiencia como empresaria, para desarrollar un método que permitiera a las empresas adoptar las medidas adecuadas conforme a su realidad y a su situación.

La plenitud de trabajar en algo que disfrutas y por lo que sientes pasión, es otra de esas cosas que sólo se puede saber si se conoce… Me lo pasé muy bien en esa época. Con sede en Barcelona, pronto abrimos oficinas en Madrid y en Valencia. Recorrí la geografía nacional trabajando tanto para empresas como para instituciones públicas. Descubrí la realidad de miles de mujeres en el mundo laboral de nuestro país, y tengo anécdotas que erizan los pelos. Participé en proyectos europeos cuyo fin era promover la Igualdad y la conciliación. Acudí a decenas de conferencias, congresos y ponencias, aportando mis experiencias, mis estudios sobre el tema. También la prensa se hizo eco de mi trabajo en aquella época, y entre entrevista y entrevista también participé en alguna tertulia televisiva.  Pero de lo que me siento más orgullosa es de mi participación en la Subcomisión de Trabajo del Congreso de los Diputados para la elaboración de la primera Ley de Igualdad que vio la luz en 2.005. Todo un mundo, el Congreso de los Diputados… En fin, anécdotas para otro momento.

Las fronteras entre la vida personal y la profesional siempre se entrecruzan, al menos en mi caso, y muy a mi pesar dejé Optimiza en manos de mi, por aquel entonces, marido y acepté el cargo de Directora Corporativa de Recursos Humanos en Polaris World a finales del 2.006.

Siempre he pensado que fue precisamente ese cambio el que hizo que iniciara un camino que me ha llevado hasta aquí, a escribir este blog… Fue uno de esos cambios que desencadenan consecuencias colaterales incontrolables y que una decisión te va llevando a otra, hasta que acabas en un lugar totalmente distinto del que habías habitado siempre.

Ahora me tocaría hacer mi currículum personal… pero esa parte es la que vamos a ir descubriendo.