Reseña: "Lluvia fina" de Luis Landero - De Musas Y Críticos
Gloria Llatser. Escritora y mentora. Mejora tu comunicación
El poder de la palabra, copywritting, Diego Lobeira, Gloria Llatser, storytelling
1088
post-template-default,single,single-post,postid-1088,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Lluvia fina de Luis Landero

Reseña: «Lluvia fina» de Luis Landero

Cada vez que abro un libro espero encontrarme con una joya como esta «Lluvia fina» de Luis Landero.

Desafortunadamente eso solo ocurre muy de vez cuando.
Más allá de la trama, la decisión de Gabriel de reunir a la familia para celebrar el 80 cumpleaños de la madre, Landero desliza lo que realmente quiere tratar:

El nunca inocente relato de los hechos, la peligrosa interpretación que cada uno hace, el rencor no expresado y los límites de la verdad.


«Hay algo en las palabras que, ya de por sí, entraña un riesgo, una amenaza, y no es verdad que el viento se las lleve tan fácilmente como dicen», dice Landero al comienzo.

Lluvia fina de Luis Landero


Construimos nuestras vidas a través del recuerdo, y por los resquicios del pasado se cuela la mentira, o como diría mi Diego Lobeira: «Lo único que hacemos es interpretar. En realidad, nos inventamos la vida». http://demusasycriticos.com/index.php/diego-lobeira/

Qué es verdad y qué es mentira y cómo archivamos los recuerdos es el gran tema de esta novela que te abraza y te hace sentir cómoda entre sus páginas. Cada protagonista relata su versión de la historia a una dulce y tierna Aurora que escucha, pero no tiene con quien desahogarse. Esta parte me ha emocionado. En especial estos días en que muchas personas necesitan comunicarse y dejar salir su encierro a bocajarro vomitando sus pensamientos sin filtros a quien se preste a escuchar o a quien pillan desprevenido. Cuánto nos cuesta parar, pero parar de verdad. Nos vemos obligados a estar encerrados, pero ¿quién puede encerrar la agitación en que vive nuestra mente?


La gente habla para vaciarse, no para escuchar ni siquiera para entablar una conversación.

Eso le ocurre a Aurora, «A ella todos le cuentan, todos la quieren, todos le agradecen su comprensión, su manera tan dulce, tan consoladora de escuchar». ¿Alguien se siente identificado?
La gente habla para validar su versión de los acontecimientos, como si por el mero hecho de contarlo y de que alguien escuche se convirtiera en verdad. Nada más lejos de la realidad, las palabras verdaderas son las que se callan, las que nunca se dicen, las que resuenan en el silencio. Aurora habla, pero se habla a sí misma, porque en el silencio y en la soledad es en el único lugar donde se puede encontrar lo verdaderamente auténtico que habita en nosotros.


Quizá sea este el motivo por el cual me gusta tanto leer, porque en el dulce silencio de las palabras no pronunciadas encuentro mucha verdad.
Leer esta novela me ha servido para reafirmarse como amante incondicional de las palabras no pronunciadas.

Feliz lectura.

© Gloria Llatser

No hay comentarios

Publicar un comentario

seis + siete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.