Escribir relatos
316
post-template-default,single,single-post,postid-316,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Relato corto

¿Fue él quien lo mató?

-Entonces, ¿fue él quien lo mató?

-Eso parece.

-Dicen que no había sangre, ni rastro de violencia.

-Nada de nada.

-¿Tal vez murió por causas naturales? ¿Están seguros de que fue él?

-Él mismo lo ha reconocido. Sara lo encontró tumbado sobre su cuerpo. Había una bolsa de plástico en el suelo y una cuerda. Lo estranguló.

-¡Espeluznante! ¡Con lo inseparables que eran…! Siempre juntos…

-¡Desde luego! Los unía algo muy especial. ¿Te acuerdas del cumpleaños de Kate?

-¡Menudo susto aquel día! Si no hubiera sido por Freddy él habría muerto ahogado.

-Sí, realmente es asombroso. Lo recuerdo como si fuera ahora, Freddy estaba haciendo la siesta, en el cuartito junto a la cocina, nosotras tomábamos café en el porche, lo vi despertar de repente, como si sonara una alarma que sólo él podía escuchar. Salió como alma que lleva el diablo hacia el jardín. Y fíjate, a los pocos segundos, la que se armó. No sé cómo lo pudo sacar de la piscina a tiempo. Creo que es algo que la propia Sara se pregunta cada día.

-Ni siquiera Sara se dio cuenta de nada. El único que intuyó el peligro fue Freddy. Puro instinto, era como si estuvieran conectados.

-No puedo hacerme a la idea de que lo haya matado con sus propias manos. ¡Es terrible!

-Todo cambió después del accidente… No me refiero al de la piscina, no. El otro, el atropello.

-Pobre Freddy, hubiera podido morir ese día y todo hubiera sido menos trágico y escabroso.

-Ya ves… pero no murió.

-Nunca volvió a ser el mismo. Lo mejor hubiera sido dejarlo morir.

-¡Quizás! Pero él se puso tan triste, que Sara hizo todo lo posible por salvarlo. Lo operaron del bazo, del estómago y del hígado. Lo hizo por él. No soportaba verlo tan angustiado y apagado. Dejó de comer y no quería apartarse de Freddy en ningún momento. Dice que entró en un estado de depresión que la asustaba, como si no pudiera vivir sin él. Por un momento pensó que si moría Freddy, él moriría de pena.

-¡Es aterrador! Entonces, ¿por qué lo mató?

-Dice que Freddy se lo pidió.

-Mira, no sé qué decirte, pero la relación del crío con ese perro era muy tétrica. Es espeluznante que un niño estrangule a su propio perro… Pero creo que es mejor así… Si no, no sé hasta dónde habría llegado esta historia.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.